Restaurante Tapadaki

Restaurante Tapadaki
Calle Carreterias 69 (Málaga)
http://www.tapadaki.com/
Precio medio por persona: 20-30 €.


Sinceramente, tengo que quitarme el sombrero con este Restaurante. No sé si tendrá que ver la sugestión con la que fuimos, teniendo en cuenta que Jorge Manfredi (jefe de cocina) ha sido mi "profe" de varios cursos de cocina, o que el concepto de cocina cuadra completamente con mi idea de lo que es una cocina de calidad, pero la cosa es que salí de este restaurante con una satisfacción de haber comido en uno de los mejores sitios de Málaga. Siempre un restaurante, desde mi punto de vista, tiene que cumplir dos grandes puntos, primero buena comida y segundo buen servicio. No me han convencido sitios que se comía super bien pero el camarero o el dueño te había hecho sentir poco cómodo o como si te perdonara la vida. En este caso, todo lo contrario.

El servicio de Tapadaki es cordial, te atienden con una sonrisa y estan muy atentos sin llegar a ser cargantes, lo cual se agradece.
La comida.... empezamos con unos Nem de gulas salteadas con salsa de huevo que estaban de toma pan y moja. Una combinación muy acertada y equilibrada en sabores.
Continuamos con un Espeto de atún con salsa de miso y rábano/Porra emulsionada con arbequina dentro de su apartado El perfecto Matrimonio en el que podemos encontrarnos uno de los platos que he colgado en el blog, Tosta Cateta de caballa y romescu. Para mi gusto, estaba un poco salado el espeto de atún.
Seguimos con unos Chipirones rellenos de vieiras y huevas de capelán con fideos tostaos al tenzuyu y ali-oli de peras que estaban de morirse alli mismo y como plato fuerte tomamos un Sukiyaki de pato. El Sukiyaki es un plato japonés en el que te lo pasaras "pipa" ya que lo cocinas tú. Traen a la mesa unas cacerolas electrícas y una fuente con verdura, pato y tallarines. Como acompañamiento tendremos arroz blanco y para aderezar huevo. Tras explicarnos de forma perfecta el funcionamiento del Sukiyaki empezamos haciendole caso y poniendo un poco de Pato para que se desprendiera su grasita y cuando queramos incorporamos la verdura. Sin embargo, cuando la cosa toma tintes expectaculares es cuando se le añade la salsa que da nombre al plato y a partir de ese momento a comer, pasando previamente de llegar a la boca por el huevo pasteurizado. Solo os digo que lo probeis porque está increible.

Para cerrar la noche, la tarta de Galleta, chocolate y avellana... un broche perfecto para una cena muy buena.

Si estais un día en Málaga, pasaros a comer o cenar por este sitio porque merece la pena probar una cocina elaborada y con muy buen gusto...

Dificultad: 

Coste: 

Instagram

Facebook

Twitter