Lentejas Estofadas. Receta Paso a Paso

Ya estoy en el segundo módulo de mi curso de cocina y me ha tocado el tema de los guisos y cremas. Desde siempre he tenido ganas de hacer las lentejas como dios manda, es decir, a fuego lento, como las hacían nuestras abuelas, cuando no tenían prisa por preparar las cosas, cuando no existía el estrés en sus queaceres diarios y el tiempo se paraba en los guisos de largas cocciones. Realmente, es en estos guisos prolongados donde todos los ingredientes aportan su granito para crear una verdadera maravilla, donde los sabores, en realidad, son los protagonistas. Si esto lo haces con productos de calidad, con verduras que sepan a verduras, la cosa toma carismas casi épicos.

Pues bien, básicamente, eso me animó a aprender como hacer estas lentejas, fue un volver a los sabores de los guisos con paciencia. En mi casa, nunca se han hecho así ya que mi madre solía hacerlas más liquidas y además no trituraba la verdura por lo que no ayudaba a conseguir esa textura melosa que a mí particularmente me encanta. Las legumbres son básicas en la dieta mediterránea y nos aportan los minerales y vitaminas necesarios. Al contrario de lo que se piensa, las lentejas no aportan todo el hierro que nuestras madres pensaban y nos hacían ver con la frase que venía en el "manual de la buena madre" de: "Tomate las lentejas que tienen mucho hierro". El hierro en los alimentos de origen vegetal apenas es absorbido por nuestro tracto intestinal por lo que se desmonta uno de los mitos de nuestra niñez.

Con las legumbres tendremos que tener en cuenta que hay que remojarlas en agua el día de antes. Para las lentejas y las alubias será en agua fría y para los garbanzos será en agua templada. Esto nos suavizará su dureza.




Ingredientes

300 gr de lentejas
2 pimientos verdes
1 pimiento rojo
3 tomates
2 zanahorias
1 cebolla
1 cabeza de ajo
2 patatas
Chorizo
Panceta de cerdo
Pimentón de la Vera
3 Pimientos choriceros o Ñoras
1 Hueso de jamón
Agua
Sal
Aceite de oliva virgen extra




Preparación
1. Cortamos la cebolla en 4 partes, junto con el pimiento verde y el rojo y los pondremos en una olla a fuego medio junto con 5 cucharadas de aceite de oliva.

2. Rehogaremos durante 4-5 minutos y añadiremos los dientes de ajo (con la piel) y la zanahoria que habremos pelado y troceado en 4-5 trozos. Removeremos.

3. Pelaremos el tomate y lo cortaremos en 4 trozos. Lo añadiremos junto al chorizo y la panceta que habremos troceado previamente. Mezclaremos bien y dejaremos que se conozcan 5 minutos.

4. Sacaremos todas las verduras a una bandejijta o una rejilla (excepto el chorizo y la panceta) y añadiremos las lentejas a la olla. Mezclaremos bien, añadiremos medio vaso de agua y las dejaremos 3 minutitos a fuego medio con la bandeja de verduras encima.

5. Trituraremos las verduras y las volveremos a incorporar a las lentejas junto a 1,5 litros de agua, la hoja de laurel, el hueso de jamón y media cucharadita de pimentón. Llevaremos a ebullición.

6. Quitaremos la pulpa de los pimientos choriceros que habremos hidratado previamente durante 2-3 horas en agua. Pelaremos las patatas y las cortaremos en cachuelos para que liberen mejor el almidón.

7. Incorporaremos la sal y dejaremos a fuego bajo (este que hace chup-chup) durante 2 horas hasta que el caldo se reduzca y se quede una textura "trabadita" buenísima. Removeremos de vez en cuando y probaremos para ver si hay que rectificar de sal.

8. Una vez acabado, emplataremos con su guarnición de chorizo, panceta y patatas y a disfrutar del cuchareooo!!!!






Si no encuentras
- Pimientos choriceros o Ñoras, prescinde de ellos
- Panceta de cerdo, prescinde de ella.
- Pimentón de la vera, utiliza pimentón picante
- Laurel, prescinde de él
Si quieres que te enseñe a preparar este receta y sus truquillos pincha en cursos de cocina
Dificultad: 

Coste: 

Instagram

Facebook

Twitter