Esparragos

Historia:
El espárrago (Asparagus officinalis) es un brote que lleva utilizandose en cocina desde tiempos muy antiguos, de hecho, aparece una receta en el primer libro de cocina que se conoce, De Recoquineria, escrito por Apicio en el siglo III.
Existen varias variedades de espárragos entre las que podemos destacar principalmente el esparrago blanco y el verde. La diferencia radica en que el espárrago blanco crece bajo tierra sin luz del sol, lo que evita que se forme la clorofila que da el color verde. El espárrago verde o triguero crece bajo la luz del sol.
Como estamos a favor de utilizar productos de temporada, el esparrago puede encontrarse en primavera principalmente aunque debido a los viveros podemos encontrarlo todo el año.
Los esparragos son un producto perfecto para dietas debido a que tienen un gran contenido en agua y fibras y bajo en calorias. Además tienen un efecto saciante por lo que nos reduce el apetito. Se sabe que son una buena fuente de vitamina C, además de vitamina E y beta carotenos (que el cuerpo luego convierte en precursores de vitamina A), poderosos antioxidantes que protegen a nuestro organismo del tiempo y la contaminación.
Principalmente los esparragos son muy conocidos por su efecto diurético ya que debido a su alto contenido en potasio, ayuda a eliminar el exceso de líquidos y, tal y como comentaba antes, sustancias de desecho del organismo.
Para las personas con ácido úrico, tendremos que cuidar su consumo excesivo debido a su contenido en purinas.
Valor nutricional aproximado (por cada 100gr):
Valor energético: 23 cal
Fibra: 1,5 g
Grasas: 0 g
Agua: 93,6g
Potasio: 207 mg
Otros: (hierro, fósforo y zinc)
Temporada:
Primavera aunque podemos encontrarlos durante el resto del año debido a los invernaderos.
Dificultad: 

Coste: 

Instagram

Facebook

Twitter