Bacalao confitado con setas, patatas paja y salsa de pimiento del piquillo

El bacalao forma parte de la tradición de recetas de nuestras madres, que de forma insólita se empeñaban en poner en semana santa, al menos la mía.
El bacalao, proveniente de los mares frios del norte, se ha conservado desde siglos en salazón. Esta técnica, que data de la edad de bronce, consiste en secar el pescado mediante sal para conservarlo.
Este proceso hace que le aporte mas sabor al pescado ya que las bacterias que van descomponiendo las proteinas de la carne hacen que crezcan los aminoácidos que aportan sabor. Simpre tendremos que tener en cuenta que para desalar el bacalao tendremos que tenerlo 24 horas en agua fria, teniéndole que cambiar el agua 3 veces durante este tiempo.
Actualmente, en los centros comerciales podemos encontrarlo facilmente ya desalado para evitarnos dicha tarea o directamente fresco como un pescado más, aunque este último no será lo mismo.
Por otro lado, las patatas paja son unas patatas cortadas muy finitas que destacan por lo crujientes y ligeras que son. Si no queremos hacerlas porque no disponemos de mandolina para facilitar o porque simplemente
estamos un poco "perretes" ese día, podemos comprar un paquete de patatas paja (las venden en Mercadona por ejemplo) siendo un digno sustituto.
Ingredientes:
2 lomos de bacalao ya desalado
1 lata de 150 gramos de pimientos del piquillo
1 paquete de nata pequeño para cocinar
1 patata
50 gramos de setas variadas
1 diente de ajo
Media cebolla
Sal
Pimienta negra
Aceite de oliva virgen extra
Elaboración:
1. Ponemos 4 cucharadas de aceite de oliva en una sarten a fuego medio. Picamos la cebolla y cuando este pochada incorporamos los pimientos del piquillo a tiritas y los cocinamos en la sarten durante 5 minutos.
2. Añadimos la nata con un poquito de sal y pimienta negra recien molida. Tras unos 2-3 minutos a fuego suave trituramos todo dejando una salsita super jugosa y sabrosa.
3. Pelamos la patata y la cortaremos en bastones muy finitos. Si tenemos una mandolina, el trabajo será mucho más facil y rápido. La freimos en aceite muy caliente. Las sacamos y las escurrimos en papel absorvente.
4. Cortamos los ajitos en láminas y los freimos en una sarten con 3 cucharadas de aceite. Salteamos las setas con el ajito durante 4-5 minutos.
5. Mientras que se frien las patatas paja, ponemos aceite de oliva (unos 3 dedos) en una olla pequeña y lo calentamos a unos 60-65º. Como en nuestras casas normalmente no tenemos termómetros de cocina, para llevar el aceite a una temperatura similar, pondremos el fuego a un punto bajo, por ejemplo, si tenemos 9 puntos de fuego en la vitrocerámica, lo pondremos en el numero 5.
6. Añadiremos el bacalao en el aceite y cocinaremos durante 3-4 minutos. Cocinar a esta temperatura en aceite se denomina confitar y hará que el bacalao se quede muy jugoso y se deshaga cuando lo comamos en esas maravillosas lascas que indican que este pescado está en su punto perfecto. Sacaremos los lomos de bacalao y les escurriremos el aceite sobrante.
7. Presentaremos el plato con las patatas paja en el fondo, el bacalao encima, un poco de setas encima del bacalao y salsearemos por alrededor.
Si no encuentras:
- Pimientos del piquillo, utiliza pimiento morron.
- Bacalao, utiliza otro pescado que te guste.
- Setas variadas, utiliza champiñones o prescinde de ellos.

Si quieres que te enseñe a preparar este receta y sus truquillos pincha aqui
Dificultad: 

Coste: 

Instagram

Facebook

Twitter